Aprender a Pensar

Educar a las niñas es invertir en desarrollo

escrito el 21 de Octubre de 2013 por en Aprender a Pensar

El pasado 11 de octubre se celebró el Día Internacional de la Niña, creado en 2011 con el  objetivo de reconocer los derechos de las niñas y los desafíos excepcionales que confrontan las niñas de todo el mundo.  Este año la celebración se ha centrado en la necesidad de Innovar para la educación de las niñas.

Aunque las cifras de escolarización de niños en el mundo han mejorado, no se han logrado alcanzar los Objetivos del Milenio y las más perjudicadas siguen siendo las niñas. Según la UNESCO, de los 57 millones de niños y niñas en todo el mundo que no reciben educación primaria, más de la mitad, 31 millones, son niñas. Esta situación se agrava principalmente en tres países,  Pakistán, Etiopía y Nigeria, en los que más de un millón de niñas no tiene acceso a la educación.

InnovateeducateSin embargo, Naciones Unidas afirma en su mensaje del Día Internacional de las Niñas 2013 que “hay pruebas abrumadoras de que la educación de las niñas, sobre todo en el nivel secundario, es una poderosa fuerza que transforma a las sociedades y a las propias niñas; es un elemento positivo que permanece constante en casi todos los resultados previstos para el desarrollo, desde la reducción de la mortalidad y la fecundidad hasta la reducción de la pobreza y el crecimiento con equidad, el cambio de las normas sociales y la democratización”.

The Girl EffectPara incidir en la importancia de mejorar la situación de las niñas en el mundo, la organización The Girl Effect han puesto en marcha la iniciativa, The Girl Declaration”.

 

PorserniñaPor su parte, la agencia de desarrollo Plan  ha difundido su informe Por ser niñas. El Estado Mundial de las Niñas 2013. En doble riesgo: las adolescentes y los desastres, en el cuyo prólogo, Valerie Amos, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas para los Asuntos Humanitarios y Coordinadora de Socorro de Emergencia afirma:

“Los enemigos de la paz y el progreso entienden muy bien el poder potencial de las niñas y las mujeres jóvenes. El ataque del año pasado a la niña de escuela paquistaní, Malala Yousafzai, muestra que no hay nada a lo que ellos le teman más que a una niña con un libro; una niña que puede leer, aprender y tomar sus propias decisiones. Ahora depende de todas las personas que trabajamos en el sector humanitario y de desarrollo garantizar que estamos escuchando a las niñas como Malala y ayudándolas a llegar a su verdadero y transformador potencial”.

 



Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar