En nuestra convivencia, muchas veces nos encerramos en nosotros mismos y no vemos más allá de nuestros sentimientos o nuestros intereses.

Encerrarnos en nosotros mismos hace que nuestra posición sea cada vez más rígida y seamos menos capaces de entender los comportamientos y las emociones de los demás.

Cuántas veces hemos dicho a nuestros hijos “porque lo digo yo”… y no nos hemos parado a pensar qué están sintiendo o cómo pueden vivir ellos una situación determinada.

El teatro de la vida

Vamos a realizar una dinámica que nos ayudará a ponernos en el lugar de los demás miembros de nuestra familia.

Primero, elegimos de forma consensuada distintos momentos del día que sean especialmente conflictivos (la hora de irse a la cama, cuando nuestros hijos tienen que recoger la habitación, etc.).

Después, escribiremos los nombres de cada miembro de la familia en papeles doblados, los meteremos en una bolsa y cada uno irá cogiendo uno para ver quién le ha tocado. Si es uno mismo, se introducirá de nuevo en papel en la bolsa y se cogerá otro.

Puede ser divertido disfrazarnos del personaje que nos ha tocado y hacer entre todos un pequeño “decorado” para representar nuestra particular obra de teatro.

¡Ya estamos listos para la actuación! Vamos a representar en dos actos cada una de las situaciones seleccionadas.

Primer acto

Dramatizamos la situación elegida tal y como la vivimos habitualmente. Debemos actuar como la persona que nos ha tocado, imitando sus gestos, su lenguaje y su forma de comportarse. Hay que intentar no ser demasiado críticos y no ridiculizar.

Segundo acto

Representamos la escena anterior, pero cambiando la actitud y forma de hablar de nuestro personaje para que la situación se desarrolle de la forma más cordial y menos conflictiva posible.

Después, nos juntaremos todos los miembros de la familia que hemos participado para analizar lo que hemos sentido y observado.

Para representar de forma gráfica la dinámica realizada, podemos hacer dos murales con dibujos o fotografías de cada uno de los actos.

Para pensar

z ¿Cómo me he sentido interpretando a otro miembro de mi familia?
z ¿He comprendido cómo se comporta o siente la persona a la que yo he interpretado?
z ¿Me he reconocido en el “actor” que tenía mi personaje?
z ¿Qué no me ha gustado de lo que he visto de mí?
z ¿Podría cambiar para mejorar?
z ¿Qué diferencias he observado entre el primer y el segundo acto?
z ¿Podríamos cambiar también en la realidad?
z ¿Qué podríamos hacer para conseguirlo?

Con esta actividad, los padres entenderemos mejor cómo actúan y cómo se sienten nuestros hijos. Esto nos ayudará a modificar la forma en la que nos relacionamos con ellos y a cambiar parte del lenguaje que utilizamos.
Por otro lado, los niños se darán cuenta del esfuerzo que realizamos los padres y de la cantidad de cosas de las que tenemos que estar pendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.