Dialogar con nuestros hijos es uno de los actos más generosos que podemos ofrecerles y la mejor estrategia para hacerles crecer con una sana autoestima.

El dicho popular dice “hablando se entiende la gente”… y quizá nos podamos cuestionar qué pasaría si realmente fuera así al cien por cien. Probablemente, el resultado sería un conjunto de individuos “monologando” en grupo.

Para garantizar la buena comunicación, sería más adecuada la expresión “dialogando se entiende la gente”. Esta idea es perfectamente aplicable al ámbito familiar.
Muchas veces, es más importante el hecho de que se sientan escuchados que el contenido en sí de lo que nos están contando. Pensemos en cómo nos hanhecho sentir las personas que verdaderamente nos han prestado atención.

Escuchar no es lo mismo que oír

Si estás preparando la cena en la cocina y tu hijo necesita hablar contigo de algo importante, no intentes ser una “mujer orquesta” o un “hombre orquesta” y hacer ambas cosas a la vez porque, cuando lo haces, el mensaje que transmites es:

“Es tan importante la tortilla de patatas que estoy cocinando como lo que me estás contando”.

¿Qué hacer?

Es mejor decirle a tu hijo que no puedes hablar; que prefieres acabar lo que estás haciendo y dedicarle toda tu atención después, sin interrupciones ni distracciones.

Tan sencillo como esto: pedir tiempo, como en los partidos de baloncesto.

Hay que buscar un lugar adecuado para dialogar con nuestros hijos y dedicarles el tiempo necesario. Si se sienten escuchados y les prestamos atención, les haremos sentir valiosos y fomentaremos su confianza en nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.