Ana es pintora. A su hija Sara le gusta utilizar sus pinturas para hacer los trabajos de clase. A Ana no le importa y lo único que le pide es que, cuando termine de pintar, limpie los pinceles, tape las pinturas y guarde todo en su sitio. Sin embargo, Sara no parece tenerlo en cuenta.

Cuando la madre de Sara encontró sobre la mesa pinceles sucios y secos, ¿qué hizo?

1. Expresó sus sentimientos y sus razones con rotundidad:

– Sara, me molesta que te deje mis cosas y no las limpies ni las recojas.

2. Dejó claras sus expectativas:

– Cuando te dejo mis pinturas y pinceles, quiero que los guardes limpios en su sitio para que puedan usarse de nuevo.

Si a pesar de todo, los “olvidos” se repitieran, ¿qué podría hacer Ana?

3. Poner condiciones y advertencias:

– A partir de ahora, si quieres utilizar las pinturas y los pinceles, tendrás que pedirme permiso y devolvérmelos en buen estado, o no te los volveré a dejar.

4. Poner en práctica lo prometido:

– Lo siento, pero necesito saber que las pinturas y los pinceles estarán en condiciones la próxima vez que tenga que usarlos y,  de momento, la única manera de asegurarme es que solamente los utilice yo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.