No es lo mismo educar a los niños dando respuesta a sus deseos, que dando respuesta a sus necesidades.

Si a un niño le preguntas: “¿Qué quieres?”, la respuesta, sin lugar a dudas, no se haría esperar: “¡Todo!”

>¿Desea límites el niño? ¡No! Pues que haga lo que quiera, pobrecito…

>¿Desea un niño comer verdura o pescado? ¡No! Pues le damos solo lo que le gusta, pobrecito…

>¿Desea un niño apagar la televisión y ponerse a hacer los deberes? ¡No! Pues que continúe viendo la televisión, pobrecito…

Si pretendemos educar dando respuestas a las necesidades, el modo de actuación sería muy diferente:

>¿Necesita límites el niño? ¡Claro! Pues pongamos límites cuando sea necesario.

>¿Necesita un niño comer verdura o pescado? ¡Claro! Pues en este caso, si hace falta, tendremos que insistir en que coma todo tipo de alimentos.

>¿Necesita un niño hacer sus deberes? ¡Claro! Por tanto, no hay discusión ni negociación posible: no se ve la televisión hasta que no estén terminados los deberes.

>¿Necesita un niño demostraciones de afecto y reconocimiento? ¡Claro! Hay que ser generosos a la hora de demostrar a nuestros hijos que les queremos.

Debemos alejarnos de la idea del amor entendido como buscar “la satisfacción incondicional del otro”.

Educar atendiendo a las necesidades no es una fórmula infalible, pero es un criterio de actuación muy útil para poder decidir con más acierto qué respuesta dar en cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.