Los profesores y los padres deben establecer pautas educativas comunes para que los niños se desarrollen de forma equilibrada.

No olvides el papel de la familia en la educación de los hijos

Las primeras normas se adquieren en el hogar. No podemos pretender que el niño aprenda en el colegio valores que solo pueden asimilarse en la familia.

Los profesores pueden colaborar en la educación de nuestros hijos, pero los responsables  y los modelos más influyentes en su desarrollo somos los padres.

Informa a su profesor de cualquier acontecimiento importante

Aunque a veces los niños no lo expresen directamente, les influyen las situaciones problemáticas que ocurren en su familia (separaciones, cambios de domicilio, fallecimientos, etc.).

Esto puede afectar a su rendimiento y su comportamiento.

Si el profesor está al tanto de lo que sucede, podrá ayudar al niño y mostrarse comprensivo ante las diferentes reacciones.

Ayuda a tu hijo a ser más autónomo y responsable

Tu hijo tiene la suficiente capacidad para responsabilizarse de sus cosas. Aunque le ayudes o supervises, deja que poco a poco se vaya haciendo cargo de su mochila, sus materiales, etc.

Si le ayudas a ser independiente en casa, le resultará más fácil desenvolverse autónomamente en el colegio.

Cambia tu lenguaje para cambiar sus emociones