Es decisivo dar la posibilidad a nuestros hijos de expresar sus sentimientos. Esto significa hablar no solo de qué hacen, sino también de cómo se sienten.

Veamos un ejemplo de cómo podemos educar emocionalmente mediante el diálogo:

María llora porque su amiga le ha cogido su muñeca y no se la quiere devolver.

María, ¿qué ha pasado?

(Escuchamos atentamente a María para que nos explique con detalle la situación que le ha provocado el disgusto)

Seguro que debes sentirte triste, ¿verdad? Además, también debes estar enfadada porque tú quieres jugar con tu muñeca y Andrea no te la quiere devolver, ¿a que sí? ¿Qué crees que podríamos hacer para que te la devolviera?

(Ayudamos a la niña a buscar soluciones)

¿Qué te parece si le decimos a Andrea que le dejas un ratito tu muñeca, pero que después te la tiene que devolver? ¿Quieres ir a buscar a Andrea y le dices lo que acabamos de hablar?

En la conversación anterior se fomenta el aprendizaje de varias habilidades emocionales de forma simultánea:

1) Se favorece la conciencia emocional mientras se ayuda a poner palabras a las emociones que María está sintiendo.

2) Se regulan las emociones al permitir que la niña explique con detalle el percance con su amiga Andrea.

3) Se educa su competencia social al practicar con ella una forma de comunicarse emocionalmente inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.