El papel del docente ha pasado por muchos y variados roles. Esto, que como fruto de la evolución de la vida misma no debe sorprendernos, da lugar, sin embargo, a la desorientación o, más aún, a la desubicación de algunos profesionales en activo.

Todos recordamos el talante autoritario que, en general, reinaba antaño en las aulas. El profesor, desde su tarima y acompañado, probablemente, de une regla o vara de avellano lograba el silencio, el respeto y el orden que se valoraban como conductas adecuadas para el aprendizaje. Este profesor hablaba y hablaba; representaba la fuente del saber que debía ser absorbido por cada alumno. Era juez; su poder decidía quién era tonto o listo; vago o trabajador; buen o mal alumno, e incluso persona.

profesora s.xxiLa Escuela Nueva nos aportó un cambio sustancial. “El protagonista del proceso Enseñanza-Aprendizaje debe ser el alumno”, decía. ¿Se logró este cambio? Hoy, ahondando en esa visión proclamamos que al profesor le corresponde una función de mediador entre los alumnos y su aprendizaje; de coach o asesor personal. ¿Estamos preparados para abolir totalmente el modelo de la tarima, la autoridad centrada en el profesor y la transmisión oral unívoca de contenidos?

A cada cual le corresponde gestionar su propia evolución. Propongo una serie de reflexiones respecto a la figura que puede encarnar un docente en el aula. En unos casos se acercará a la figura de un instructor o juez, en otros a la de un verdadero educador. En todo caso, esta profesión no es fácil y cada día toca dar un pequeño paso en la dirección adecuada. Pensemos:

1. ¿Pesa más en mi evaluación el proceso de aprendizaje y el esfuerzo de un alumno, o sus resultados puntuales de los exámenes?
2. ¿Ejerzo una labor cercana y cariñosa con cada alumno, ayudando a su progreso personal, o prefiero marcar una clara distancia?
3. ¿Emito mis comentarios a los alumnos en privado o en público?
4. ¿Guío al alumno que más me necesita, dándole oportunidades para mejorar?
5. ¿Entiendo que tanto el progreso como el fracaso de cada alumno es también responsabilidad mía y actúo en consecuencia?
6. ¿Valoro el error como parte necesaria del proceso de aprendizaje o le adjudico puntos negativos para la nota?

Según las necesidades del s XXI podemos asegurar con contundencia que los docentes-instructores-juez han errado su camino. Los docentes-educadores acompañan a cada alumno y le ayudan a sacar lo mejor de sí mismo, para su propio bien, pero también el de toda la sociedad. Sin duda, eso se les nota a los profesores cada día cuando entran por la puerta en el brillo de sus ojos y la sonrisa de su cara.

 

One Comment

Liseth Rosero

En este siglo hay mucha variedad de maestro unos mas capacitados que los otros y algunos mas especializados que otros pero la conclusión es que cada profesor tiene su método y manera de enseñanza muy firme y clara

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.