En los próximos años, cada vez más colegios pasarán de seguir modelos educativos tradicionales a aplicar otros más innovadores, basados en pedagogías activas. El liderazgo ejercido por los equipos directivos de esos centros será un factor de éxito determinante.

El propósito de este libro es proporcionar un amplio abanico de recursos que estimulen y sustenten el diálogo continuo y estructurado entre líderes educativos, recurso imprescindible para el desarrollo del liderazgo y el aprendizaje en las escuelas. El libro va acompañado de un CD con más de 100 recursos para imprimir.

Sobre los autores

David Harris ha ejercido durante años como líder educativo en diferentes entornos escolares. Sus más de veinte años dedicado al liderazgo educativo, doce de ellos como director de centro de primaria y secundaria, le han valido una reputación como educador e impulsor de una forma de pensamiento innovador. Actualmente dirige Independent Thinking Reino Unido, red de asesoramiento entre profesionales de la educación que busca que la enseñanza a todos los niveles educativos sea más eficiente, da conferencias en el ámbito nacional e internacional y escribe.

John West-Burnham trabaja como profesor independiente, escritor y consultor de desarrollo del liderazgo, además de ser profesor de Liderazgo Edcuativo en St. Mary’s University College, en Twickenham. Se dedicó durante quince años a la enseñanza en primaria, secundaria y la educación para adultos para cambiar después a la educación universitaria. Tras ocupar distintos puestos en cinco universidades, en la actualidad es profesor visitante de Liderazgo Educativo en Queens University, en Belfast, y en la Universidad de Bristol.

DiálogosliderazgoClaves del libro

  • Diálogo y aprendizaje eficaz
    Resulta complicado encontrar una estrategia de desarrollo de equipo que no esté basada en el diálogo. Más que una comunicación efectiva, el diálogo desarrolla relaciones y propicia un aprendizaje eficaz. Una de las características que definen a los equipos altamente eficientes es que tienen en común un lenguaje basado en un vocabulario común, definiciones establecidas previamente y entendimiento mutuo. La mejor forma de conseguirlo es a través del diálogo continuo y estructurado.
  • Crear una cultura escolar
    Si la cultura del centro educativo influye en la eficacia de su labor, está claro que sería sensato que el equipo de liderazgo fuera capaz, en primer lugar, de describir su cultura y, en segundo lugar y más importante, de realizar cambios. Si creemos que la cultura del centro debe englobar las actitudes, conducta y valores de la escuela, seguro que la mejor manera de determinarlo es contar con diversas opiniones y una amplia variedad de puntos de vista.
  • Desarrollar escenarios futuros
    Si uno de los propósitos principales de la educación consiste en ayudar a los jóvenes a convertirse en ciudadanos competentes, es importante darse cuenta de que las necesidades futuras de estos jóvenes ciudadanos pueden diferir de las que precisan en el momento actual. Planificar escenarios supone intentar imaginar todo un abanico de futuros alternativos. Si nos paramos a considerar las necesidades de los alumnos desde diferentes puntos de vista, seremos más versátiles a la hora de apoyarlos frente a los cambios que experimente la sociedad.

 

Dave_Harris_Oct13David Harris ha ejercido durante años como líder educativo en diferentes y desafiantes, entornos escolares. Sus más de veinte años dedicado al liderazgo educativo, doce de ellos como director de centro de primaria y secundaria, le han valido una reputación como educador e impulsor de una forma de pensamiento innovador. Actualmente dirige Independent Thinking Reino Unido, red de asesoramiento entre profesionales de la educación que busca que la enseñanza a todos los niveles educativos sea más eficiente, da conferencias en el ámbito nacional e internacional y escribe.

John West-BurnhamJohn West-Burnham trabaja como profesor independiente, escritor y consultor de desarrollo del liderazgo, además de ser profesor de Liderazgo Edcuativo en St. Mary’s University College, en Twickenham. Se dedicó durante quince años a la enseñanza en primaria, secundaria y la educación para adultos para cambiar después a la educación universitaria. Tras ocupar distintos puestos en cinco universidades, en la actualidad es profesor visitante de Liderazgo Educativo en Queens University, en Belfast, y en la Universidad de Bristol.

El Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) ofrece el marco para una transformación educativa que parte de la necesidad de conectar con los intereses del alumno. Los alumnos, y nosotros mismos, aprendemos porque queremos. Aprendemos cuando hay algo que se sitúa en el plano de la necesidad de conocer. Para que esto suceda es preciso que conecte con nuestras vidas y nuestros intereses.


Para leer las primeras páginas del libro Dialogos sobre Liderazgo Educativo