¿Cómo está cambiando el cerebro humano debido al impacto de la tecnología? Existen ya algunos resultados de investigaciones que demuestran cambios claros a corto plazo en la atención, la función de la memoria, los procesos de pensamiento y la conducta social de los alumnos. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta cuál será el impacto a largo plazo porque se necesita más tiempo para determinar dichos efectos.

Esta obra analiza qué dice la investigación sobre cómo la tecnología puede estar cambiando la forma en la que los alumnos interactúan con el mundo y perciben los procesos de enseñanza y de aprendizaje. Además, aborda algunas estrategias exitosas y probadas por docentes que utilizan la tecnología como una herramienta para seducir, motivar e implicar a los alumnos.

Se centra en el cerebro como el órgano del pensamiento y del aprendizaje, y adopta el punto de vista de que cuantos más docentes sepan cómo aprende el cerebro, mayor será el número de opciones de enseñanza disponibles. Y también advierte sobre el peligro de utilizar la tecnología solo como un artilugio atractivo en vez de emplearla como una herramienta facilitadora del aprendizaje. La tecnología no es la metodología, tampoco es el contenido, sino que sirve para enriquecerlo, y los docentes la deben utilizar solo cuando realmente refuerce el aprendizaje de los alumnos.

Sobre el autor

David A. Sousa es licenciado en Química por la Universidad Estatal de Bridgewater, en Massachusetts; máster de Enseñanza de las Ciencias de la Universidad de Harvard; y doctor de la Universidad de Rutgers. Tiene experiencia como docente en todos los niveles de la enseñanza. Ha publicado libros científicos y artículos en las principales revistas de desarrollo profesional, enseñanza científica e investigación educativa. Actualmente, trabaja como consultor internacional de neurociencia educativa, tema sobre el que imparte conferencias y talleres.

Primeras páginas de Implicar al cerebro reconectado.