Por Clara Grima, Presidenta de la Comisión de Divulgación de la RSME.

El futuro se escribe con ‘M’ de matemáticas’. El desarrollo de un país depende, cada vez más, de su desarrollo científico y tecnológico y en ese desarrollo la formación en matemáticas juega, indudablemente, un papel central. Además de ser clave en el crecimiento personal de nuestros estudiantes por su carácter instrumental y las habilidades lógicas y flexibilidad mental que les aporta. Sin embargo, los datos hablan de una tendencia decreciente en las vocaciones científico-tecnológicas y no son pocos los que apuntan a las matemáticas en la lista de factores que contribuyen al alejamiento de los estudiantes de estos perfiles de ciencia y tecnología.

Desde la comisión de divulgación de la RSME entendemos que, cada vez más, se hace necesaria la divulgación de las matemáticas en todos los formatos posibles con el propósito de acercar la belleza y utilidad de las mismas a la sociedad en general, apoyar al profesorado de Primaria y Secundaria en su tarea de enseñar e invitar a los estudiantes a no perderse el delicioso espectáculo de conocer y usar las matemáticas.

Por ello, entre otras acciones divulgativas realizadas a lo largo del año en diferentes medios y canales más o menos habituales, los miembros de la citada comisión nos sentimos especialmente orgullosos del evento que, por primera vez en 2017, se celebró en España el día de π, el 14 de marzo.La respuesta de los centros educativos superó con creces las expectativas y ese día el número π tuvo sus minutos de gloria en casi todos los medios nacionales (prensa, radio y televisión).

 

La iniciativa, con el lema Sin π no soy nada, fue una idea original de la comisión de divulgación de la Real Sociedad Matemática Española, a la que se sumaron (para su desarrollo) la Consejería de Economía y Conocimiento (CEC) de la Junta de Andalucía, la Fundación Descubre, la Sociedad Andaluza de Educación Matemática Thales (Thales) y la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM).

Uno de los grupos de población que más nos preocupa, y que es potencial receptor de las acciones de difusión de las Matemáticas, es el de estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato. Entendemos que, como ya se ha dicho, mejorar su formación matemática repercutirá positivamente en el desarrollo posterior de la ciencia y la tecnología de nuestro país y, por lo tanto, en el futuro del mismo. Si bien es cierto que las cinco instituciones mencionadas ya dedican un esfuerzo importante a la organización de eventos destinados a este alumnado, por ejemplo, las Olimpiadas Matemáticas, con ediciones para Secundaria convocada por la Thales y la FESPM y la correspondiente a Bachillerato organizada por la RSME, también lo es que hay un porcentaje, desgraciadamente alto, de niñas y niños y de adolescentes que nunca tendrán ni la actitud ni la aptitud para que este tipo de acciones les sirvan como puente hacia las Matemáticas.

Con esta idea en mente y, aprovechando que desde hace algunos años el 14 de marzo es una fecha cada vez más celebrada en el mundo como el Día Internacional de Pi Day, según la escritura de la fecha en anglosajón (3.14), queríamos organizar un evento alrededor de este maravilloso número irracional destinado a estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato, sin necesidad de
que destaquen en Matemáticas.

Este tipo de propuestas de acercamiento a la sociedad en general y al alumnado en particular, que tienen otras aptitudes distintas en relación con las Matemáticas pueden aportar en la mejora de la educación matemática en nuestro país, en la promoción de las vocaciones científicas y en el impulso a la cultura científica en general. Por otra parte, no podemos permitirnos que aún queden tantas personas que no estén disfrutando, como hacemos quienes nos dedicamos a estas tareas, de la belleza del razonamiento matemático. No nos parece justo.

Eso fue en 2017, la buena noticia es que ya se están perfilando los últimos detalles para lanzar el evento correspondiente para marzo de 2018. Este año la fiesta central se celebrará en la Universidad de Salamanca aunque hay previstos eventos alrededor de π en muchos puntos de la geografía española. Y sí, también llevará asociado un concurso de relatos, cómics y vídeos para que nuestros estudiantes combinen su creatividad con la magia de π.

Permanezcan atentos a sus pantallas, a la página y, si son docentes, no duden en invitar a sus estudiantes a esta fiesta tan irracional.