La escuela debe enseñar a convivir y debe hacerlo de una forma programada, sistemática y explícita. Pensar en la convivencia en términos de aprendizaje consiste en definir qué competencias queremos que adquiera el alumnado, cómo conseguirlo y de qué manera evaluarlo.

Desde la lógica retributiva, el sistema educativo expulsa al alumnado que no se relaciona de manera adecuada. Eso supone un fracaso tanto para los excluidos como para quienes permanecen, ya que ninguno aprende a superar los conflictos y a convivir en armonía. En cambio, cuando concebimos la convivencia desde una lógica restaurativa la conectamos con la equidad. Las prácticas restaurativas son realmente eficaces para cohesionar grupos, comunicarnos de forma eficaz, resolver desacuerdos y construir comunidad.

El marco restaurativo es una oportunidad muy valiosa para repensar la convivencia escolar, para tener más en cuenta a la comunidad educativa, dar el protagonismo al alumnado, tejer redes de apoyo social, acompañar, cuidar y resolver conflictos, teniendo en cuenta las necesidades de quienes los sufren y de quienes los provocan. Es una magnífica herramienta para enseñar convivencia sin excluir, sin penalizar, pero exigiendo responsabilidad para afrontar la reparación del daño causado.

Sobre el autor

Juan de Vicente Abad es catedrático de orientación educativa, trabaja en el IES Miguel Catalán de Coslada y es especialista en temas de convivencia escolar y prácticas restaurativas. Ha escrito numerosas publicaciones y participado en el diseño de materiales audiovisuales sobre resolución de conflictos, interculturalidad y Aprendizaje Servicio. Obtuvo en el Certamen D+I de 2016 el premio al docente más innovador de España.

Complementa su trabajo en el centro con la formación de profesorado en diferentes comunidades autónomas y pertenece al equipo coordinador de la asociación Convives.

Primeras páginas de Convivencia restaurativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.