El viernes tuvimos la suerte de estar presentes en el Global Education Forum 2010, organizado por la Institución Educativa SEK y la Universidad Camilo José Cela en el Reina Sofía de Madrid. Más de 400 asistentes, una decena de ponentes de primera fila y una comunidad on-line pendiente en todo momento de lo que estaba ocurriendo gracias a la retransmisión en streaming del evento, dando su visión del asunto y enviando preguntas a través de Twitter (el nuestro fue una fiel retransmisión del evento).

La primera en intervenir fue Nieves Segovia, que lanzó un mensaje claro y contundente a las autoridades educativas pidiendo mayor autonomía para los centros (“libertad y confianza”), e invitando a la necesaria reorientación de la educación formal ante la emergencia del aprendizaje informal: más creatividad, libertad, colaboración son necesarias. Además apeló a la necesidad de reflexión y debate en los propios centros, para evitar el aislamiento y la alienación de los profesores, y defendió al alumndao, que es culpado del fracaso escolar porque es “el único agente del sistema educativo al que evaluamos”.

Después fue el turno de Marc Prensky, que demostró ser un gran orador y expuso muchas de las ideas que lo han convertido en un reconocido experto en la materia de manera clara y muy divertida a veces (os dejamos aquí el vídeo que utilizó Prensky para ilustrar el imparable avance de la tecnología):

Sumsing Turbo 3000

Prensky insiste en que la transformación de la educación es necesaria porque el modelo educativo está basado en cómo aprenden los adultos, unos adultos que hoy en día están cada vez más alejados de los niños y jóvenes. Incidiendo en su conocida analogía  nativos – inmigrantes digitales, señaló que el verdadero problema es que nunca escuchamos a los estudiantes, que saben perfectamente lo que quieren: “No tengo un trastorno de atención… ¡es que no estoy escuchando!”

¿Qué quieren los nativos de su educación?

Los nativos alrededor del mundo, según Prensky, quieren siempre las mismas cosas, no importa de dónde sean: quieren respeto y confianza en sus opiniones, quieren utilizar sus herramientas y desarrollar sus intereses, tomar decisiones, compartir el control, trabajar colaborativamente, y, sobre todo, quieren una educación que los prepare para el resto de su vida, y esta está cambiando continuamente.

¿Qué tenemos que cambiar?

Prensky pide a las autoridades educativas que deje de desperdiciarse dinero intentando cambiar el sistema antiguo. Vivimos una época de cambio vertiginoso, y los cambios tan rápidos dan mucho miedo, de ahí la reacción de ir hacia atrás  (Prensky pone el ejemplo de los libros: ¿lo que nos interesa de verdad es su “olor”, o su contenido?). Hay que buscar lo bueno de los cambios y adaptarlos a nuestros propósitos.

Todo lo que necesita un niño para aprender está on-line, ¿qué más hace falta? Motivación. Prensky propone entonces  una nueva metáfora. Los alumnos son cohetes: rápidos, volátiles, que pueden necesitar correcciones de su trayectoria, y por tanto, requieren supervisión. Ahora, ¿cuál es su combustible? La pasión: la pasión es el verdadero combustible del aprendizaje, no la disciplina externa.

¿Y qué hacemos los profesores?

Los educadores nos convertimos en físicos nucleares, ¿cómo encender la bombilla de estos alumnos-cohete? La manera de ponerlos en marcha es preguntarles por lo que les apasiona. Lleva muy poco tiempo, y sin embargo es efectivo a corto plazo.

Lo fundamental es tener claro que un educador, sea padre o profesor, no tiene tiempo de aprender todo lo nuevo todo el tiempo: los niños ya saben que las cosas cambian muy rápidamente, todos los días, aunque a nosotros nos sorprenda. Nunca podríamos alcanzarlos, porque aprenden mucho más rápidamente. El profesor debe funcionar como supervisor y guía, no como un controlador.

¿Cómo? El secreto consiste en salvaguardar los verbos (lo permanente) frente a los nombres (lo cambiante). Así,

Ante la pregunta, recibida del público (Twitter  y SMS), ¿cómo motivar a los profesores?, Prensky responde: preguntar y escuchar a sus alumnos lleva poco tiempo, y los resultados se ven enseguida. Además es importante tomarse con humor nuestro “acento” de inmigrantes digitales, y seguir escuchando lo que los nativos tienen que decir. Igualmente, defendió los videojuegos como fuente de aprendizaje (no en vano su primer libro, No me molestes, mamá, estoy aprendiendo, recorre las virtudes pedagógicas de estos), pues existen muchos campos en los que las personas entrenadas con videojuegos son mejores, “contrastadamente”.

Las ponencias estarán próximamente disponibles en la página del Global Educational Forum, y pronto podremos decir algo acerca de las intervenciones de Sir Ken Robinson o Gareth Mills.

¡El debate continúa!

Más información:

Página oficial del Global Education Fórum 2010

Conclusiones en la clausura del GEF (Nieves Segovia, Presidenta de la Institución Educativa SEK)

Canal del GEF10 en Youtube

One Comment

CGS

¿Todo está en la red? Quizá.
El tema es cómo ayudar a tus alumnos a separar el grano de la paja sin conocer totalmente las herramientas, unas herramientas que como sostiene el mismo Prensky están cambiando constantemente. Personalmente creo que la tecnología nos ayuda, pero, ¿no es necesario que para generalizar su uso en Educación se generen contenidos de confianza, con la suficiente base científica para poder establecer unos fundamentos sólidos? Está demostrado que los jóvenes están más preparados para los cambios que las personas mayores, pero la idea de Educación es preparar sus mentes para afrontar las situaciones que se encontrarán en la vida, personales, profesionales, etc. y llegará el momento en que sus mentes también se estanquen, es parte de la evolución de las personas y una realidad que no se puede ocultar, dado que nadie es eternamente un adolescente.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *