Para analizar cómo reaccionamos ante los conflictos con nuestros hijos, podríamos preguntarnos “¿Qué prefiero, tener razón, ser feliz o ser justo?”

Tener razón a toda costa

Imagínate que regalas a tu hija unos pendientes y te pide permiso para ponérselos para ir al colegio. No quieres porque tienes miedo de que los pierda y le dices:

Ni hablar, Sonia. Hoy tienes Educación Física y seguro que los perderías en el vestuario.

Sonia es muy insistente y, finalmente, logra convencerte. Por la tarde, cuando vas a recogerla, en lo primero que te fijas es en si lleva los pendientes y, efectivamente… ¡le falta uno! Tú, sin demora, te apresuras a replicar en voz alta:

-¡Lo ves, ya te lo decía!

En situaciones como esta es comprensible que nos enfademos. Sin embargo, en lugar de acusar y reñir directamente, deberíamos esperar hasta que estuviéramos lo suficientemente tranquilos para hablar.

¿Ser feliz?

Pedro es padre de dos hijos. Llega tarde a casa y, cuando llega, lo último que le apetece es discutir con ellos. Como solo quiere estar bien con los dos, jamás los riñe y les permite hacer lo que quieren.

¿Qué consecuencias tendrá este tipo de educación cuando los niños lleguen a la adolescencia?

Hay que tener cuidado si “ser feliz” se traduce en evitar los conflictos a toda costa.

3 Comments

María Isabel Torres

Me parece interesante la forma en que las TIC´s nos acercan a este tipo de información, me intersa saber lo relacionado a la educación de los chicos, ya que son con quienes convivo todos los días y creo que hay que saber como tratarlos lo mejor posible.
S saben de algún taller, seminario al respecto. Les agradecería me lo hicieran saber.
gracias.

Reply
sentirypensar

Hola, María Isabel, gracias por tu comentario. En este blog tratamos de dar información sobre temas de educación emocional, incluidos cursos o seminarios. Puedes mantenerte al día de lo vayamos publicando a través de nuestro RSS.
¡Un saludo!

Reply
aalicia de la cruz arias

hola! yo quisera saber q puedo hacer para mejorar la conducta de mi hijo danie, he tratado de ser paciente pero habeces ya no aguanto y reviento con enojos

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *