Conviene que padres y profesores tratemos conjuntamente cualquier aspecto referente a la educación de los niños.

Acuerdos con el profesor; cúmplelos

Cuando nos reunimos con el profesor, normalmente llegamos a algunas conclusiones y pactamos la puesta en marcha de algunas medidas para mejorar el rendimiento o el comportamiento de nuestros hijos. Es necesario que cumplamos con nuestra parte para que tales medidas surtan efecto.

Las notas, solo una parte de la educación

Todos los padres queremos que nuestros hijos “saquen buenas notas”. Sin embargo, no hay que infravalorar los aspectos relacionados con la actitud o el comportamiento.

El día de mañana serán indispensables valores como saber trabajar en equipo o mantener una buena relación con los demás.

La familia, motor de la educación

Ante los problemas de conducta de nuestros hijos, no debemos delegar la responsabilidad en el colegio o en el profesor.

Los padres debemos mantener nuestra autoridad (que no autoritarismo) y afrontar con responsabilidad los conflictos que surjan.

Cambia tu lenguaje para cambiar sus emociones