El contacto físico es una necesidad humana básica y universal imprescindible para crecer física y emocionalmente.

Desde que nacemos, necesitamos que nos toquen y nos acaricien. Está probado el beneficio que tiene para los bebés el contacto piel con piel con sus padres. Gracias a esta relación se establecen los primeros vínculos afectivos y se realizan los primeros aprendizajes.

Gracias a las caricias o los abrazos nos sentimos realmente aceptados e importantes para los demás. El contacto físico con otras personas es indispensable para un desarrollo físico y psíquico sano.

Estudios realizados por René Spitz en orfanatos y casas de acogida, concluyeron que, cuando un niño no recibe una dosis mínima de afecto, presenta una serie de retrasos psíquicos y físicos que le pueden llevar a una depresión crónica.

Recibir y dar “caricias” de todo tipo (no solo físicas, también podemos acariciar con la mirada, con gestos, con palabras amables…) es fundamental para sentirnos bien y para ser capaces de hacer sentir bien a los demás.

Si recibimos afecto, seremos capaces de mantener una relación satisfactoria con nosotros mismos y con los demás.

Según van creciendo los niños, tendemos a disminuir las demostraciones de cariño. Todos necesitamos un abrazo de vez en cuando, nuestros hijos también.

Esta noche, cuando vayáis a dormir, no olvidéis dar un beso de buenas noches a vuestros hijos… aunque seguro que muchos de vosotros ya lo hacéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

SM (ver datos en la Política de Privacidad) tratará sus datos con la finalidad de atender su solicitud, siendo la base legal para ese tratamiento el eficaz desarrollo de nuestras relaciones. Los datos, salvo obligación legal, no serán comunicados a terceros que no necesiten conocerlos para dicha finalidad. Solo si nos autoriza expresamente marcando la casilla correspondiente, además, podremos proceder al tratamiento de sus datos por otras entidades de grupo SM, con la finalidad de enviarle comunicaciones de nuestros productos y servicios.

Podrán existir tratamientos fuera del territorio nacional, quedando garantizado siempre, en ese caso, un nivel de protección adecuado según ley.

Puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así como ejercitar otros derechos legales, dirigiéndose por escrito a nuestro Delegado de protección de datos. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.