La filosofía es un saber con plena vigencia, al abordar cuestiones de máxima actualidad cuyo análisis resulta imprescindible para la vida en democracia. Los artículos de J. A. Marina que ofrecemos a partir de hoy fueron originalmente escritos y publicados en La Vanguardia, periódico de tirada nacional, lo que puede servir de prueba del interés y relevancia que los asuntos filosóficos poseen para el gran público.

Hoy he tomado una decisión. He decidido coger por los cuernos a un toro que desde hace muchos años corretea por el campo de mis preocupaciones. Me refiero al papel que el inconsciente tiene en nuestra vida. No se trata de un tema freudiano, sino de algo mucho más antiguo y más amplio. Lo que sentimos y pensamos procede de una miseriosa maquinaria –nuestro cerebro- que no sabemos cómo funciona. ¿Por qué se me ocurren unas cosas y no otras? ¿Por qué tengo deseos que no quiero tener, sentimientos que me inquietan, pensamientos que me torturan? ¿Por qué quiero ser elocuente, pero no se me ocurre nada?

Rimbaud escribió un verso misterioso: Je est un autre. “Yo es otro”. La incoherencia sintáctica revela una incoherencia íntima. Yo soy alguien que está dentro de mí, que es fuente de ocurrencias que son mías, sin duda, pero de las que no soy responsable. San Bernardo, el último Padre de la Iglesia, un formidable escritor, criticable filósofo, y feroz hombre de iglesia, escribió en el siglo XII: “Cada día y cada noche leemos y cantamos las palabras de los profetas y de los evangelios. ¿De dónde saltan tantos pensamientos vanos, nocivos, obscenos, que nos torturan por la impureza, el orgullo, la ambición y cualesquiera otras pasiones, hasta el punto de que apenas podemos respirar en la serenidad de sublimes consideraciones?” Al buen abad le preocupaba no saber qué hacer con esas imágenes que invadían su conciencia mientras rezaba.

Les propongo dos experimentos elementales.
Experimento 1.- Cierren los ojos e intenten no pensar en nada. Comprobarán que a los pocos segundos, algún pensamiento, recuerdo, palabra, habrá saltado a su conciencia. ¿De dónde vienen? ¿Quién las ha producido?
Experimento 2.- Respondan rápidamente a esta pregunta: ¿Han estado en Australia? Con toda seguridad la habrán contestado sin ningún problema. Y habrán tardado en hacerlo unos 200 milisegundos. ¿Pueden decirme qué han hecho? Su cerebro lo ha hecho, sin que los psicólogos o los neurólogos o usted mismo conozcan su modo de proceder. Para que un ordenador hiciera algo parecido, tendríamos que darle una relación de todos los lugares donde usted ha estado, le introduciríamos después la palabra Australia, una orden de comparación, y al final el ordenador nos diría si usted ha estado o no en Australia. ¿Hacemos nosotros algo parecido en esos 200 milisegundos? No lo sabemos.

Platón decía que el fin de la educación es hacer que deseemos lo deseable, es decir, lo bueno. Pero mis deseos vienen de esa zona desconocida de mí mismo. La conclusión es inevitable: educar es, ante todo, construir el inconsciente. Dicho en términos fisiológicos: ayudar a que una persona construya su cerebro para que tenga ocurrencias óptimas.

¿Sienten ustedes el mismo desasosiego que yo? Les dije al principio que he decidido no postergar el enfrentamiento con este problema. Me propongo que sean ustedes testigos de cómo lo hago, a sabiendas de que no sé si triunfaré o si haré el más espantoso de los ridículos. Como lector, me hubiera gustado asistir “en directo” a una investigación científica. Me anima la esperanza de que les suceda lo mismo. Así pues, continuará…

5 Comments

Filosente

Realmente es un tema harto interesante. Nunca me había planteado como funciona el inconsciente, quizás porque pocas veces soy consciente del mismo…

Me gustaría poder hacer ahora un comentario razonado acerca de mi opinión, pero carezco de ella en estos derroteros… por ahora. Ya tengo en qué pensar estos días.

Reply
Ana Catalina Godoy

esta parte que llamamos Inconsciente, otros la llaman “la sombra”. El inconsciente guarda cosas que no estamos en condiciones de ver o enfrentar, nos cuida. De hecho los desmayos en situaciones límites son recursos de nuestro propio sistema frente a algo, en este caso es algo que nos inquieta, nos asusta.
Sin embargo es vital reconciliar y poder ir interpretando esa parte nuestra, esto los psicoanalistas lo exponen también con el tema de los sueños, actos fallidos, etc.. Es todo parte de lo mismo.
Tratar de “tapar” no es el camino.
Esto es parte del ser humano, es inherente a la persona, y todos de una u otra manera tenemos esta parte nuestra con la que no intentamos comunicarnos. Tal vez ya sea hora de hacerlo.

Reply
Ariel Guersenzvaig

Howard Gardner, uno de los fundadores de la ciencia cognitiva ha publicado un ensayo muy interesante, que tal vez conocerá, y que puede aportar, desde la ciencia cognitiva y evitando el tema del inconsciente, alguna salida al dilema que usted plantea:
http://www.paidos.com/ficha.aspx?cod=73211
(extendido en http://www.paidos.com/ficha.aspx?cod=70071 )
Y un paper sobre el tema: http://www.howardgardner.com/Papers/documents/ibo%204%2013%2008%202.doc

Un saludo cordial y enhorabuena por este excelente blog.

Ariel Guersenzvaig

Reply
agus

yo tengo un amigo que cuando se duerme hace cosas demasiado raras y que hasta parece que esta depierto… todos creerian que es sonambuliamo pero no porque he llegado a hablr con su INCONSCIENTE y me ha dicho cosas que pueden ser claves para estudios psicoanalitico si es que existe eso

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *