La musicoterapia consiste en el uso de la música  para facilitar la comunicación y el aprendizaje. Su aplicación en entornos educativos resulta muy favorable, tanto para niños con necesidades especiales como para cualquier tipo de alumnos.

MúsicaExiste una conexión clara entre la música y funciones cerebrales tales como la memoria, la orientación,  el equilibro, la movilidad y la coordinación.  También conecta directamente con las emociones, las provoca, las evoca y al mismo tiempo ayuda a expresarlas. Por este motivo, constituye una herramienta útil para la educación.

La música en el aula se puede utilizar:

-Como complemento o elemento de fondo, que contribuye a crear un ambiente agradable en el aula, cuando se imparte cualquier asignatura o se desarrolla alguna actividad práctica. En este caso, el alumno la escucha de manera pasiva, algo incosciente, pero repercute de forma directa en su bienestar, en su modo de estar y actuar en el entorno educativo.

-Como herramienta directa de trabajo, bien para aprender música o bien para potenciar habilidades motoras y comunicativas. En este caso, el alumno participa activamente al crearla con instrumentos, moverse a su ritmo o realizar una escucha atenta que despierta sus emociones de manera consciente.

La musicoterapia tiene las siguientes propiedades, según Thayer Gaston y Rolando O. Benenzon:

1– El establecimiento o restablecimiento de las relaciones interpersonales.

2– El logro de la autoestima mediante la autorrealización.

3– El empleo del ritmo para dotar de energía y organizar.

4– La identificación sonora personal, grupal y social que motiva y estimula.

5– El desencadenamiento de un proceso indirecto de cambio, al actuar como objeto intermediario que no despierta miedo, timidez, desconfianza o alarma.

Recursos específicos

Documentos sobre musicoterapia